4 tips para cambiar el ambiente de tu casa este otoño

  • Fuente: Arteli
  • 2 octubre 2018

Con el otoño llegan el frío, la lluvia y los días cortos. Cambiar el estilo de tu casa puede ser algo muy fácil; no tienes que retapizar toda tu sala o pintar paredes. Con unos cuantos detalles puedes darle un look ad hoc con el sentimiento de la estación.

PRIMERO: VE CAPA SOBRE CAPA

Así como sucede con la ropa, el otoño en decoración ofrece la oportunidad de usar capa sobre capa. Puedes reemplazar los cojines por otros forrados en telas más gruesas o piel, o incluir algunas cobijas de telas pesadas sobre los costados de algún sillón donde pases mucho tiempo.
Para las camas, una idea es mantener sábanas y edredones en tonos blancos y cambiar cojines y cobertores con los tonos de temporada. Si quisieras hasta podrías cambiar las pantallas de las lámparas. Pensando en la mesa del comedor y siguiendo con el principio de capa sobre capa puedes meter platos base en colores oro, dorados, cobre o algún tono natural o bien individuales con algún estampado orgánico.

SEGUNDO: TONOS Y TEXTURAS DEL ESPACIO

Si los colores base de tu casa están en tonos neutros, es más fácil incluir capas con los tonos de temporada sin cambiar radicalmente el look general de la habitación. Puedes revisar los colores de moda cada temporada o ir por colores cálidos (van del amarillo al rojo); éstos te ayudarán a representar correctamente ese ambiente otoñal caracterizado por colores cafés, rojos, amarillos y naranjas.

TERCERO: MÁS LUZ

Los días empiezan a hacerse más cortos y oscuros, lo cual te permite jugar con las fuentes de luz. Agrega velas y veladoras; enciende pequeñas lámparas en las esquinas que se sientan frías para darles un toque de calor (usa luz cálida). La clave está en imprimir tu sello en estos detalles para lograr que los espacios sean verdaderamente muy tuyos y se sientan acogedores.


TERCERO: MÁS LUZ

Los días empiezan a hacerse más cortos y oscuros, lo cual te permite jugar con las fuentes de luz. Agrega velas y veladoras; enciende pequeñas lámparas en las esquinas que se sientan frías para darles un toque de calor (usa luz cálida). La clave está en imprimir tu sello en estos detalles para lograr que los espacios sean verdaderamente muy tuyos y se sientan acogedores.